Un gaditano se alimenta exclusivamente de los fonemas que se come