Dios no provoca el apocalipsis por cuestiones burocráticas.